Me han prescrito un antidepresivo

Todo lo que debes saber antes de tomar un antidepresivo

Me ha prescrito un antidepresivo ¿Qúe debo saber?

Te resolvemos las 7 principales dudas que tienen nuestros pacientes

Hoy traemos un artículo que solventará algunas de tus dudas si tu médico de familia o tu psiquiatra te ha prescrito un tratamiento antidepresivo y no sabes muy bien qué hacer.

Es frecuente que es estos momentos te surjan muchas dudas como ¿De verdad lo necesito?, ¿No soy capaz de animarme por mí mismo?, ¿Cuánto tiempo tendré que tomarlo?, ¿Engancha el tratamiento?

Por eso hemos recopilado los puntos que consideramos importantes que conozcas para que decidas libremente. Te damos conceptos generales, por lo que es importante que cualquier duda al respecto la consultes con tu especialista:

«A un paciente le surgen muchas dudas cuando se le prescribe un tratamiento antidepresivo y un buen profesional debe dedicar el tiempo suficiente para tratar de solventarlas todas»

  1. ¿De verdad lo necesito? Y la respuesta es que: probablemente sí. Cuando un especialista bien formado y con experiencia, considera que tu estado anímico o niveles de ansiedad, han llegado a tal punto de precisar tratamiento farmacológico es porque realmente lo necesitas. El primer escalón para la sintomatología ansioso-depresiva siempre debe ser psicoterapia, pero si la gravedad de los síntomas interfieren en gran medida en la vida del paciente o incluso llegan a suponer un riesgo para su vida, se debe considerar iniciar un tratamiento antidepresivo junto a la psicoterapia. Y recuerda los antidepresivos no solo se mandan para la ansiedad, también sirven para otros síntomas como la ansiedad o el insomnio. 
  2. ¿Engancha o genera adicción?: Los antidepresivos a diferencia de las benzodiacepinas (aquellos fármacos que acaban en «pam» como el Diazepam (Valium) o Lorazepam (Orfidal)) no generan dependencia ni tolerancia, por lo que el cuerpo no te va a pedir cada vez dosis mayores del fármaco para lograr el mismo efecto.
  3. ¿Me van a dejar sedado o atontado?: La gran mayoría de antidepresivos (salvo aquellos que dan algo de somnolencia y por eso se ponen por la noche para ayudar a descansar) no te van a dejar sedado ni con sueño, por lo que podrás realizar vida completamente normal.
  4. ¿Cuánto tiempo tardan en hacer efecto? ¿Mejoraré desde el primer día?: Por desgracia su efecto no es inmediato. La gran mayoría tardan de 2 a 4 semanas en comenzar a hacer efecto por su propio mecanismo de acción. Es por ello que cuando son necesarios es preciso iniciarlos cuanto antes para evitar alargar el sufrimiento del paciente.
  5.  ¿El antidepresivo sustituye a la psicoterapia?: Claramente NO! Ambos son complementarios. El fármaco juega un papel muy importante en aquellas personas que están tan tristes o con tanta ansiedad, que no se encuentran capacitados para disfrutar y aprovechar bien las sesiones psicoterapéuticas. Una vez el paciente ha comenzado a sentirse mejor con el antidepresivo, lo correcto sería comenzar o continuar con la psicoterapia para adquirir técnicas de afrontamiento y analizar las posibles situaciones que le han afectado en tal medida.
  6. ¿No hay ninguna opción natural que no sea un fármaco?: Sí existen ciertas plantas con poder antidepresivo como el Hypericum perforatum o más conocida como Hierba de San Juan pero debes tener en cuenta que interacciona con muchos otros fármacos y que por ser natural no significa que sea inocua, por lo que debes consultar con tu médico las precauciones que debes tener en cuenta y si en tu caso estaría indicada. Otra posible opción natural sería el L-triptófano el aminoácido precursor de la hormona de la felicidad: la serotonina. Debes tener en cuenta que nuestra experiencia nos dice que en episodios depresivos-moderados ninguna de esta opciones suele ser suficientes para lograr una mejoría clínica significativa, pero está bien que sepas que existen para plantearle la posibilidad a tu psiquaitra. Más opciones dentro de los complementos dietéticos estría el ácido graso Omega-3, que podría ser utilizado como coadyuvante (añadido a un fármaco o terapia) pero teniendo en cuenta que, ningún estudio ha podido demostrar su eficacia en monoterapia (es decir como único tratamiento, sin combinarlo con otros no ha demostrado ser efectivo). 
  7. ¿Por qué nadie me entiende?:

    ¿A que nadie le diría a una persona que se ha fracturado sus dos piernas, que pusiese de su parte e intentase andas? Con la depresión, por desgracia no sucede lo mismo. Los pacientes con esta enfermedad en muchas ocasiones se siente incomprendidos pues consideran que al no ser algo visible o que se pueda ratificar mediante alguna prueba complementaria como una analítica de sangre o radiografía, la gente se cree que es por falta de voluntad o porque «no ponen de su parte». Recordad que la depresión es una enfermedad como otra cualquiera y que por tanto tiene su tratamiento y diagnóstico clínico.  

  8. Mi familiar no quiere pedir ayuda y no sé cómo puedo ayudarle:

    Esta es una de las mayores dificultades que nos encontramos en consulta. Dar el primer paso y pedir ayuda. Cuando los pacientes mejorar se preguntan con frecuencia por qué no habrán consultado antes y se hubiesen ahorrado todos esos meses o incluso años de sufrimiento. Así que te animamos a solicitar ayuda cuanto antes y a dejar de sufrir

 
Alejandro Martínez Rico - Doctoralia.es